"Abrazo y llevo en Mi Voz ..Mi Tiempo, Mi Tierra y Mi Gente".
( Con la certeza que SOMOS un trocito de Universo).

"Entrevistas a Cubanos por el Mundo"

martes, 7 de marzo de 2017

“Desempotrar” al Periodismo Cubano

Por Vivian Velázquez

El término, un tanto rocambolesco, es sin embargo, acertado. “Desligar al periodismo cubano de la información meramente institucional, oficial”. La centralización de la información, la verticalidad desde los estamentos de gobierno, ha generado reparos a la labor del periodismo cubano.
 
Foto:Reproduccion
La propaganda del Estado y sus órganos en el caso del proceso revolucionario de nuestro país ha jugado su papel. La labor periodística y los medios de Comunicación han documentado todas las transformaciones acontecidas en la sociedad cubana. Que han sido raigales, hermosas e inclusivas.

 Sin embargo, una parte de la realidad cubana no ha estado reflejada en los análisis del día a día de los medios de comunicación del país. Hay zonas de sombras y claroscuros que no pueden ser rastreadas y estudiadas en los medios escritos, radiales, televisivos y más recientemente, digitales. Es un fenómeno que aún nos alcanza.

Cuando leo a Tom Wolfe < La crisis de credibilidad actual que sacude a la profesión –el periodismo-, no puede ser peor >. O a Ignacio Ramonet, quien afirma <En nuestro tiempo, el periodista está en vías de desaparición>, suena en mi interior una alarma.

El Periodismo Cubano estaría inmerso en una crisis de doble capa. Una mundial, que se corresponde con la implosión del modelo tradicional: Acontecimiento-Periodista-Ciudadano. Y la nacional, por su insuficiente independencia y autocensura.


Debates actuales hacia el interior de la profesión..

Algunas de estas cuestiones fueron debatidas en el Tercer Encuentro Nacional de Periodistas jóvenes, que fue realizado por estos días. Los bisoños profesionales alzan su voz para sacudirse la parsimonia tradicional de las redacciones en el país.

Reclaman la actualización de los pensum académicos, más acorde a los nuevos tiempos. Donde el uso del internet y sus herramientas den las capacidades y habilidades necesarias para el periodismo 3.0. Demandan la independencia para la búsqueda y análisis de la Información. Dar cobertura a la comunicación de organizaciones, instituciones y lo estatal, pero liberarse de su sujeción actual.

Sobre el Secretismo Institucional-Estatal, el Vicepresidente Primero de los Consejos de Estado y de Ministros,Miguel Díaz Canel, aseguró que es política del Estado Cubano garantizar el acceso a la información que emana de sus órganos e instituciones.

Una mirada a la Totalidad..

En el proceso de la Revolución Cubana se nacionalizaron y/o reorganizaron los medios de comunicación existentes. Se crearon nuevas publicaciones en todos los soportes. Más adelante se legislan leyes y se diseñó un nuevo Sistema de Información y Comunicación, acorde al carácter Socialista del Proyecto Cubano.

Se eliminó el 100% de la propiedad privada en los soportes y canales comunicativos. La nueva estructura del Sistema de Información y Comunicación es financiada exclusivamente por el Estado. He aquí, en estos extremos radicales, donde pueden rastrearse las primeras causas de la falta de independencia del periodismo revolucionario. Claro, este proceso no ocurrió en un entorno aséptico.

La construcción de esta última etapa de nuestra historia, de Liberación y Revolución, ha transcurrido en una constante convulsión social, económica y política hacia el interior y el acoso constante del Imperialismo Moderno. En la arena internacional han acuñado el término de ~Fortaleza Sitiada~, para referirse a la dinámica del desarrollo de nuestro país.

O sea, frente a la guerra sucia, atentados explosivos, sanciones económicas asfixiantes, expulsión de foros de concertaciones políticas, y toda la prensa capitalista berreando desde el exterior para demonizar una Revolución verdadera, esa Revolución para protegerse cierra los portones y en las trincheras no se permiten voces diferentes o que puedan lesionar la unanimidad en el interior.

El resultado es, que aún hoy, me encuentro examinando detenidamente lo que escribo y pienso. Me pregunto si en ello podría existir algún atisbo de deslealtad. Más, que por posibles reacciones, por mi propia visión de pertenencia a este hermoso devenir del que soy hija.

Aquellos Claroscuros…

Cuesta encontrar información y análisis de la < Década Gris>, los años 70.El reporte de la vivencia de toda la transformación social y económica, los pasos gigantes y los retrocesos solo son mostrados desde la Propaganda Estatal. Propaganda Necesaria, imprescindible. Pero,¿ donde se denuncia la política cultural errónea que tuvo que ser corregida por Armando Hart, intelectual honesto y arrojado, quien trajo otra vez la visión humanista de Fidel a los corrillos de los Escritores y Artistas?. Por supuesto, hablo de nuestra prensa.
Hoy sabemos de ella en anécdotas y a retazos. Y no es suficiente con corregir los desmanes. Me gustaría leer, al fin, un buen artículo que desmenuce ese fenómeno en nuestras publicaciones de acceso a todo el pueblo.

El alcance de la Unidad de todas las fuerzas y corrientes revolucionarias que coronó Fidel desde la sierra Maestra y en los primeros años del triunfo revolucionario, es todo un acontecimiento que nos es casi desconocido.

Las crisis migratorias y éxodo de miles de cubanos en los 80 estremecieron nuestra sociedad. Por vez primera se constataba de forma visible que no todos pensamos igual. En mis bisoños 20 años me llene de preguntas. Allí ocurrieron actos que aun avergüenzan. Alguno de mis vecinos sufrieron un escrache a huevada limpia y consignas denigrantes en sus hogares. Y así, a lo largo y ancho del país. Fue uno de los pocos errores que admito de mi revolución. No hemos hablado públicamente de ello. No hemos hecho Mea Culpa.

Infografia Reproduccion.
Recientemente, a través de Ecuador y a lo largo de Centroamérica, otros cuantos miles emigraron rumbo al agrietado sueño americano. ! Cuantas insatisfacciones en la casi inexistente y tardía cobertura de fenómenos como esos!. La motivación económica para el éxodo es evidente, pero sería saludable debatir otras aristas. Si es con los protagonistas, mejor.

Fui y soy admiradora de la historia, literatura y valentía de la URSS y los países del antiguo y hoy inexistente campo socialista euroasiático. Lastima ver su devenir actual, con la excepción de Rusia que enrumba un camino de mayor igualdad social. Pero tuvimos que enterarnos por Fidel, del inminente e insospechado desastre, allá por el año 89.De sus causas que arrancan desde el Estalinismo, pasando por el inmovilismo y corrupción ya denunciados por el Che y la traición de Gorbachov, nada conocíamos. Así ha ocurrido con otros procesos de países amigos, pienso en la pérdida del poder del sandinismo en Nicaragua.

Y es que encuentro que nuestra prensa está tan incrustada en lo estatal, que cuando ella se pronuncia es como si lo hiciera algún funcionario del gobierno. No se habla de los procesos y acontecimientos propios de otros países afines, como si fuese intromisión en política interna. El periodista tiene, yo creo en ello, responsabilidad social pero no es un político, menos un vocero del Ministerio de Relaciones Internacionales.

En el hoy de la compleja sociedad cubana, cuando se revisan las publicaciones, pareciera que todo marcha sobre ruedas. A pesar de que es un fenómeno reconocido por nuestra gobierno, no existe un solo articulo de investigación sobre el burocratismo y la corrupción. Los planes de producción todos se cumplen o sobrecumplen, y el ciudadano se pregunta, a dónde se van esos productos que no llegan a su cocina o su disfrute.¿No será que los planes eran insuficientes respecto a las necesidades del consumidor?, ¿No será que eran fácilmente alcanzables según la disponibilidad de materia prima y capacidad productiva y por tanto lesivas, en general, a la economía?.

Lo que se anuncia..

En la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano y el Plan Nacional de Desarrollo Social hasta 2030: Propuestas de la Nación, Ejes y Sectores Estratégicos los periodistas enfatizaron en el derecho público a la información, y que los Medios públicos de Comunicación deben continuar siendo de propiedad social, aunque incluyan nuevas formas como la cooperativa u organizacional.

Este aspecto tiene la necesidad del debate público, no solo en el seno de la organización gremial de los periodistas colegiados. Los periodistas no sólo examinan a la sociedad, sino que la sociedad los observa y juzga.

 La concertación de los nuevos derroteros es responsabilidad de todos no solo en las formas, sino principalmente, en el contenido.