"Abrazo y llevo en Mi Voz ..Mi Tiempo, Mi Tierra y Mi Gente".
( Con la certeza que SOMOS un trocito de Universo).

"Entrevistas a Cubanos por el Mundo"

jueves, 30 de julio de 2015

DESDE OCEANÍA, AL OTRO LADO DEL MUNDO….UNA CUBANA, SE CONFIESA.


“..Soy un error de la menopausia..estaba destinada a dejar los estudios..Un ser que no conozco, firmó mi destino..Quisiera oír que pronuncian mi nombre, lo extraño..Cuando voy de vacaciones, viajo en el tiempo hacia atrás..Quisiera cultivar otras cosas que me rondan..Hay que seguir..”
Dra. Gisela Bosch Ulloa


por Vivian Velazquez.

Una conversación sui generis. El medio? Un cuestionario que viajo por email. Y nuestra interlocutora, una Mujer cuya dulzura y cierta timidez no logran disimular su grandeza.
En exclusiva.. La Doctora Gisela Bosch Ulloa, con palmarés de maestranza en Longevidad Satisfactoria y Especialización en Medicina Interna y sobre todo, las generaciones de discípulos Médicos Cubanos que llevan su impronta..

P.-¿Cómo definiría su infancia, profesora?
Feliz y llena de fantasías.
P.-Me gustaría que usted me hablara de ella.  Donde nació?  .Como recuerda aquellos primeros años?
Nací el 30-1-54 en la Ciudad Primada: Baracoa.
Según expresión de mi familia era un error de la menopausia porque mi madre me parió a los 41, ja ja. Más que el Benjamín de la familia era una mascota con las que mis tías practicaban clases de buen comportamiento, religión, limpiezas de orejas y lo que se les ocurriera. Todo lo contrario de hoy era muy inquieta e incansable: bicicleta, patines, juegos de “casita” cocinando de verdad. Me curó el cine y una caja de libros de cuentos que me regaló mi padre a quien veneraba. Así comencé a hacer mis excursiones a través de la lectura. Lo que más recuerdo, es eso, lo feliz que me sentía con mi familia y ellos siempre buscando opciones para que estuviera tranquila.
 Recuerdo algunos domingos 9-10Am misa católica,10-11:30 misa en iglesia protestante, un señor amigo de mi papá me llevaba en la primera moto que tuvo la ciudad, 3pm: escuela dominical protestante en casa de unos vecinos y 7pm iglesia bautista con la tía Julita para acompañar a una amiguita, te imaginas ese día, ni soñar tocar un juguete.



P.-¿Fue el campo de la Medicina su ilusión temprana?
Creo que no. Como la mayoría de los niños de esa época tenía mi equipo médico de juguete y junto a mis compañeras y compañeros de juego hicimos barbaridades a algunas lagartijas, pero hasta ahí. Pensaba que me sentiría mejor como bióloga o geóloga. Realmente había muy poca orientación vocacional en ese tiempo. Un mes antes de la entrevista, casi al final de 12 grado, nos dieron un libro que en la portada decía “Orientación Vocacional”. De todas las carreras venían dos o tres párrafos y de medicina uno solo.
Recuerdo que la persona que me entrevistó me dijo.” así que pusiste en primer lugar medicina y si no te llega, vas a estudiar estomatología”. Le dije.. No, puse en segundo lugar biología. Me miró como si yo fuera una ET, hizo una marca en el papel y me dijo: “está bien ya puedes salir”. Ese ser que no conozco firmó mi destino profesional.    
P.-¿Cómo apareció ese interés en usted?
Aunque no lo creas, mi verdadero interés apareció cuando comencé a dar la asignatura de fisiología, siempre me he apasionado por las cosas que tienen una explicación clara y lógica. Me consagró para amar la Medicina en el tercer año.
P.-Casi siempre los padres influyen en las decisiones profesionales de sus retoños. Nosotros o los acompañamos en sus deseos de unos estudios dados o los enfrentamos. Usted en cuál de los dos bandos estuvo?
La explicación es un poco larga. Sabes, yo estaba destinada a abandonar los estudios cuando terminé el noveno grado como le ocurrió a mi hermana. En Baracoa no había Preuniversitario en ese momento (antes del triunfo de la revolución era por encuentros, así estudió un hermano mío y había que pagar).Tenía que becarme en la Habana y mi padre dijo que no, afortunadamente una hermana de mi mamá se mudó para Bayamo y pidió llevarme y él consintió.
Ella fue la que influyó en mi, cuando llegue con mi libro de orientación vocacional y el numero tres en el escalafón. Me dijo, pide Medicina tu papá se lleva muy bien con todos los médicos jóvenes que están trabajando allá. Seguro que te deja matricular.
 Luego, de nuevo la posibilidad de no poder continuar estudiando. En esos días el profesor de química se había acercado a mí y me había sugerido que pidiera Ingeniería textil que era en la URSS, te imaginas! ese si era el pase para ama de casa, porque mi padre no quería a sus retoños del sexo femenino lejos. Mi hermana quería ser maestra pero como tenía que permanecer en una casa de huéspedes en Guantánamo, le dijo que no.
P.-Es dialéctica la posición encontrada en la adolescencia...Hubo alguna rebeldía suya? Nos cuenta..
Creo que sí, porque independientemente de mis indecisiones con relación a mis estudios, lo que siempre tuve claro fue que quería trabajar. Me forme con en ese patrón, algunas de mis tías trabajaban, mi padre era sastre y mi madre trabajaba con él y tenía su remuneración independiente del dinero para gastos de la casa, en fin, que percibí el valor de la independencia de la mujer desde temprano.
 En cuanto a rebeldía, si’ la hubo y la mantengo hasta ahora. No sé si para bien o para mal. Es que I..Soy un Independientemente de la influencia del grupo, de la opinión de los que me rodean, de los que quizás en algún momento ,por ser como soy, me juzguen, vivo en comunión conmigo misma, con el patrón de vida que me he trazado.
P.-Su generación profesora se forma en  las primeras décadas de la Triunfante Revolución Cubana. ¿Cuáles son sus vivencias de esos años? ¿Cómo percibía una joven como usted el estremecimiento social de aquellos tiempos?
Mis vivencias comienzan cuando faltaban pocos días para el triunfo de la revolución. El patio de mi casa natal tenía salida al mar donde ahora es el malecón. Ahí fondeaban una fragata de guerra que se pasaba la noche entera bombardeando el monte. Todos nos sentábamos en una cama apoyados en la pared y entre un cañonazo y otro, por turno nos bajábamos a orinar. Ese miedo no se borra nunca, quizás por eso soy una defensora acérrima de la paz.
 El día que entraron los rebeldes estaba con fiebre y mi padre me llevo a ver al farmacéutico y a comprar aspirinas. Ellos estaban sentados  en todos los portales. En eso sobrevolaron la ciudad dos aviones que venían a bombardear, pero al parecer se percataron que ya el pueblo estaba tomado y se fueron.
 Realmente  fue un estremecimiento social y el fervor revolucionario infinito. El pueblo era una comunidad de ideas y hechos. La alfabetización, los cursos de nivelación para comenzar la enseñanza superior gratuita, las zafras con voluntarios, la trilla de café en el parque en el horario de la noche por todo el que pudiera.
La campaña para erradicar el paludismo y la tuberculosis (sabes que recorrieron toda la isla unos camiones que hacían microfilms de tórax de forma masiva)y fumigaban las casas diariamente, la primera campaña de la polio por las cederistas.
La lucha contra bandidos, que también fue dura y dolorosa, hasta abuso por parte de ellos a maestras voluntarias. También en la secundaria y en el pre teníamos nuestra preparación combativa  “una noche en la semana y un domingo cada mes”.
 Golpes que no se pueden borrar como la desaparición de Camilo, El Señor de la Vanguardia. La separación de sus padres de compañeros de estudios con la operación Peter Pan o de los que emigraron.
El arribo de los médicos post graduados y estomatólogos para atender a toda la población de forma gratuita, empleo, juguetes todos los años.
Sabes, se cumplió La marcha del 26 de julio: “En aras de Paz y Prosperidad”. ¡Con que fervor, orgullo y disposición se hacía todo!.

P.-Somos como individuos la amalgama resultante del medio social, parental, y hasta de las lecturas que hacemos..De lo primero, como influyo en usted la Revolución Cubana?
Mis recuerdos y uso de razón comenzaron con ella. Comencé la escuela en 1959, así que mi vida ha transcurrido a la par de todo su proceso y desde entonces, ha influido en toda mi formación. Desde la niña que pensó ganarse la vida cosiendo o bordando, a la que logró hacerse médico. Pienso que por ella fortalecí el carácter y los principios más nobles que profeso y defiendo, la honradez y la humildad.

P.-Cuando usted se contempla  al espejo, cuanto de sus padres reconoce? ¿Por qué?
Reconozco el amor a la familia y la disposición de tenderle siempre la mano al que lo necesita, independientemente de su condición. La predilección de mi madre por la lectura y de mi padre por la tranquilidad. El rechazo de ambos a la ostentación.
¡Porque así eran ellos!. Nunca tuve que avisar que estaba enferma ni que algo ya me quedaba pequeño, ni me faltó su bendición y sus desvelos y preocupaciones por mí. Así eran con mis hermanos, nietos, tíos, amistades y con el que tocaba su puerta. 

P.-En el preámbulo de aquellos exquisitos Seminarios de formación en mi carrera de Medicina conducidos por usted, recuerdo una vez, en que la Literatura afloro. No sé si lo recuerda, es muy difícil..Hablamos profesora de Azimov..En definitiva, Literatura Rusa o Soviética. Sabe que en la actualidad se critica mucho el realismo Socialista en las artes. Qué piensa de ello? Tuvieron aquellos autores influencia en usted?
Si hablamos de Asimov y de Ch.Aimatov y otros más, lo recuerdo. Creo que si lo critican, será porque le temen a la realidad o a las barbaries que comete a veces el hombre? Pienso que lo que hay que tener en cuenta es la edad de acceso a cada tipo de obra.
 El realismo ruso antecede a la Gran Guerra Patria. Ahí esta Tolstoi con su “Ana Karenina” y “la Guerra y la Paz” y Fiodor Dostoievsky con su “Crimen y castigo”.  
En fin ajustándome a la pregunta. Eso de ir al Don a través de la obra Chejov. Conocer la gesta del joven Pavel Korchaguin en el libro de O.O “Así se forjó el acero”. Estar en las batallas de: La carretera de Volokolansk (no sé si se escribe así) o en los combates de “Los hombres de Panfilov”. Leer a Makarenko o a Máximo Gorki( Gorki, su pseudónimo  significa amargo, por el sufrimiento de los pobres).  Bueno, vamos a dejarlo ahí.
 Esas lecturas y la de otros países también te abren horizontes. Para mí, que solo tenía a los profesores para documentarme, contribuyó mucho a mi formación. Es que un libro te brinda experiencias sobre sucesos, conflictos, sentimientos, intereses, ideas, te enriquece desde todos los puntos de vista.
 Con Víctor Hugo en “Los miserables” puedes recorrer el centro de Paris con los ojos cerrados. Conocer el más mínimo detalle de la arquitectura del interior y exterior de la Catedral de Notre Dame.

P.-Se fija que siempre la llamo por Profesora..Aunque en primera instancia es usted, Doctora en medicina y Especialista en medicina Interna..Le molesta?
Sinceramente cuando comenzaron a llamarme así me resultaba extraño. Creo que hasta me ruborizaba. Ahora con el tiempo me he acostumbrado pero a veces, resulta un poco embarazoso.  Quisiera oír que pronunciaran mi nombre, le echo de menos.
Esa retórica hay que respetarla ya que forma parte del reglamento docente. Pero sabes, aquí entre nosotros, en ocasiones le digo a mis alumnos “oigan, cuando entre al aula sola, no se paren”. Perdemos tiempo y todos somos seres humanos y… nada, mantienen la disciplina. Creo que por el voto de confianza.
Junto a Colegas y Estudiantes

P.-Lo hago como un gesto de respeto a sus conocimientos, su ascendencia en la docencia o enseñanza a los que llegan, y sobre todo a su Ética personal y profesional..Pudiera hacer una comparación de los modelos de enseñanza de la Medicina en Cuba a lo largo del tiempo?
Aquí te voy a tomar la palabra que empleaste en una de las preguntas anteriores, la dialéctica. No me vas a oír decir que antes enseñaban más y que se aprendía más. Aplicando esa ley de que lo nuevo niega lo viejo pero siempre asimila lo positivo de lo viejo, porque bueno, imagínate un cibernético que no se sepa la tabla de multiplicar jaja.
Creo que los modelos de enseñanza se han ido adaptando a cada etapa. Al principio por el patrón de referencia que teníamos y el deplorable cuadro de salud del país, la enseñanza era netamente biologisista, verticalizada.  Con la visión de una Universidad intramuros, bajo el rigor de profesores eminentes pero que más que la persuasión o una dosificación de ambas, empleaban la sugestión y eso a veces no resulta.
 Cuando se logra incrementar el número de profesionales, controlar el cuadro higiénico epidemiológico del país, fortalecer el proceso de enseñanza y aprendizaje, descentralizar las sedes universitarias a cada provincia y principales municipios, surge la verdadera Universidad extramuros, auspiciada por el comandante Fidel.
Para desarrollar una medicina preventiva y comunitaria que es la que demanda en estos momentos el cuadro de salud de la población cubana, lógicamente el modelo de enseñanza cambia del antiguo enfoque biologisista para un enfoque integral.
Este modelo en ocasiones ha sido criticado por algunos que añoran los viejos tiempos. Sin embargo, igual que con frecuencia las llamadas especialidades básicas eran temidas por algunos, en la actualidad la MGI es temida por muchos, por lo compleja y laboriosa.
 ¡Qué decir de una enseñanza en la que te apropias de la capacidad de hacer el Análisis de la situación de salud de toda una población y proyectar las acciones  pertinentes por orden de prioridad!. El médico se convierte en guardián de la salud y en un líder de incalculable valor. Así lo están demostrando en todo el mundo.
 Te voy a poner un ejemplo sencillo, en 1977 me gradué de medico después de hacer el internado vertical en Medicina Interna. Coincidimos durante un año en El Jamal, un pequeño poblado de Baracoa ,el siguiente trío: un recién graduado que había hecho el internado en Anatomía Patológica y lo enviaron a ejercer la Medicina Interna, una posgraduado de Medicina del trabajo que hacia la ginecobstetricia y a mí me enviaron de pediatra. Te imaginaras las dificultades. Bueno eso no le ocurre a un especialista de MGI. Bien aventurados y mi respeto a los que logran como usted profesora en esa especialidad ser profesionales de excelencia, como lo demanda el periodo que estamos viviendo.
El programa docente actual de la medicina cubana es más extenso incluye hasta la medicina de desastre. Quizás por ejemplo, no se hacen con la frecuencia anterior algunos procederes: toracocentesis, paracentesis abdominales, punciones lumbares. Por qué? porque tenemos controlada con un programa sólido la Tuberculosis Pulmonar, contamos con un programa de vacunación que evita la aparición de hepatopatías crónicas por Hepatitis B,la Meningoencefalitis Meningococica y por Enfermedades exantemáticas. Lo que no significa que un médico cubano no sepa realizarlo en el momento oportuno.

P.-Puedo imaginar su personalidad en la crianza de sus hijos.. Como ha resultado? ¿Qué le enorgullece?.
Una vez un grupo de amigas estábamos hablando del amor a los hijos y cuando me tocó dije: -pues yo quiero a la mía con dolor-. Me miraron extrañadas y tuve que aclarar. -No se asombren. Siempre le he dado todo mi amor sin malos tratos y toda mi confianza. Nunca ha faltado comunicación entre nosotras-. En fin, que lo que describí como dolor es la honda satisfacción que siento de la persona tan madura, ecuánime, decidida y responsable en su trabajo, hasta el más mínimo detalle.  Ahora, en su rol de madre de mi pequeña nieta de dos años.. Bien por mi psicóloga, hija, amiga y hasta consejera.    
P.-¿Ahora está lejos de la familia?
Uh!, creo que son 125 mil kilómetros de distancia.
P.-¿Se arrepiente?
No, en modo alguno.
P.-¿Por qué esta decisión?
Precisamente dicen que con la edad el carácter se magnifica y sobresalen los principales rasgos de la personalidad de cada ser. Comencé mi vida laboral en una etapa en que todavía muchas enfermedades infecciosas que son las que predominan  en estos países eran frecuentes en el mío. Recordé la demanda de atención de la población en aquellos tiempos y sentí el reto. Aún puedo ser útil.
 Además, por qué no confirmar lo que hasta ahora solo he tenido a través de información escrita o visual?. Ha sido toda una aventura llegar hasta aquí. Con relación al tiempo tenemos 13 horas de diferencia. Cuando aquí son ,por ejemplo, las 6am de martes allá son las 5pm de lunes. Cuando voy de vacaciones viajo en el tiempo hacia atrás, es curioso.

P.-La presencia de Profesionales de la Salud Cubanos, principalmente Médicos, en todo el mundo es resultado de la Solidaridad Internacional cultivada desde 1962 .Finalmente el New York Times reconoció el altruismo de los Doctores de nuestra isla caribeña que fueron al África a combatir el Ébola..Qué opinión le merece esto?
No solo el New York Times, también han sido propuestos para el Premio Nobel de La Paz. La ayuda de los profesionales de la salud cubana han marcado hito en el mundo entero. En el terremoto de Honduras, en Haití, Paquistán, pero creo que la decisión más difícil ha sido enviar médicos a combatir el Ébola.
Creo que esta tarea enaltece el prestigio que se ha ganado en el mundo el internacionalismo de los Médicos y profesionales de la salud cubana, y el mundo, terminó de una vez de reconocer que la ayuda que se brinda es por el bien de los pueblos, no solo en el campo de la salud sino también en el de la educación, como lo ha hecho el contingente de alfabetizadores con el programa “Yo si puedo” en múltiples países como en el que me encuentro. Los que combatieron el Ébola son mensajeros del verdadero humanismo que necesitamos los terrícolas en estos tiempos.
 
Dra Gisela junto a representantes de OMS y
autoridades sanitarias de Timor Leste.
P.-Cuénteme algunas anécdotas de su trabajo y presencia en el África, la tierra de todos nuestros ancestros.
 No estoy en el África estoy en Oceanía, en el Pacifico. Aproximadamente creo que a 125 000 Km de distancia de la casa. En Timor Leste, un pequeño país que comparte territorio con la mayor Isla del Archipiélago de Indonesia, al norte de Australia y que solo hace 13 años que logró su independencia.
 El Comandante Fidel firmó un acuerdo con su primer presidente de crear aquí una Escuela de Medicina Cubana para graduar 1000 médicos y pronto esa tarea tan hermosa estará culminada. Profesionales integrales para una población que tanto lo necesita. Así que desarrollo mi trabajo docente asistencial en el Hospital Nacional junto a otros colegas.
Anécdotas, serian muchas pero la principal, enfrentarnos a diario a múltiples dialectos, a enfermedades erradicadas o controladas hace mucho tiempo en nuestro país sin los recursos con que contamos allá. Desde un tétanos, malaria, sangramiento digestivo masivo a la mordedura de una serpiente o un cocodrilo.
 El contraste de ver  entremezclada tecnología del primer mundo en manos de un nativo, como un teléfono celular o una antena parabólica y todavía habita una casa rústica, va armado con flechas y tiene un bote hecho con sus manos del tronco de un árbol. El fuerte predominio todavía de una medicina natural primitiva que a veces te impide agotar todas las posibilidades para salvar una vida.
P.-Como imagina su vuelta al terruño patrio?
Que siempre se añora, que caray!.!No hay como esa tierra!. Lo imagino, primero con la satisfacción de haber puesto un granito de arena en ayuda a los necesitados y con la alegría plena del deber cumplido. De estar de nuevo con mi familia, amigos, colegas. Respirar el aire de mi tierra. De la paz.

P.-¿Qué planes tiene?
En estos momentos estoy en una encrucijada, sabes? Ya estoy integrando el grupo de la tercera edad. Espero que cuando nuestra querida Dra. Elsa Sánchez que se encuentra ahora en Brasil regrese, me visite y me aplique la escala de evaluación funcional del adulto mayor, pues ella lleva este programa en el área e intercambiamos opiniones sobre el mismo, desde que ambas hicimos la maestría en Longevidad Satisfactoria.
 Bien, te decía lo de la encrucijada porque llegaré allá con 39 años de trabajo y aunque lo quieras evitar, te entra el barrenillo -si es hora de jubilarse-, no para terminar, pero quizás para enriquecer, con calma (si la vida me lo permite) esa famosa memoria terciaria a la que se refiere el eminente profesor de geriatría Rocabruno, en el primer texto cubano de esta especialidad que escribió cuando comenzaba a desarrollarse la misma en Cuba.
Cultivar otras cosas que me rondan. Sabes, nunca se termina. Si no te planteas una nueva inquietud todos los días, ¡enmoheecees!.

P.-Y ahora aplicare el cuestionario Proust-Pivot. Por favor de ser posible una palabra.
·         ¿Cuál es tu palabra favorita? 
Verdad.
·         ¿Cuál es la palabra que menos te gusta?
Calumnia. 
·         ¿Qué es lo que más te causa placer? 
La armonía.
·         ¿Qué es lo que te desagrada?
 La incertidumbre.
·         Aparte de tu profesión ¿qué otra profesión te hubiese gustado ejercer?
Maestra.

·         ¿Qué profesión nunca ejercerías?
Jurista.
·         ¿Principal rasgo de su carácter?
Comprensión.
·         ¿Qué cualidad aprecia más en un hombre?
Honestidad.
·         ¿Y en una mujer?
Arrojo.
·         ¿Qué espera de sus amigos?
Refugio espiritual.
·         ¿La flor que más le gusta?
Campanillas violetas silvestres.
·         ¿El pájaro que prefiere?
Zun Zun.
·          ¿Sus autores favoritos en prosa?
Zueig, Balzac, Tolstoi, García Márquez, Pérez Galdós, Isabel Allende, Miguel de Carrión. Padura. Agatha Christie. Fernando Ortiz. Dora Alonso.
·         ¿Sus poetas?
Martí, Carilda Oliver, Bécquer, Machado.
·         ¿Un héroe de ficción?
D’artagnan, el mosquetero.
·         ¿Una heroína de ficción?
El capitán tormenta Real, Ana Frank.
·         ¿Su héroe de la vida real?
Mahatma Gandhi.
·         ¿Una figura histórica que le ponga mal cuerpo?
 Hitler.
·         ¿Un hecho de armas que admire?
Ninguno, en todos se pierden vidas.(admiro todos los pactos de rendición o acuerdos por una causa justa a través del diálogo)
·         ¿Qué don de la naturaleza desearía poseer?
La paz.
·         ¿Cómo le gustaría morir?
Tranquila y en paz con el mundo.
·         ¿Tiene un lema?
Tengo que seguir.

P.-Muchas Gracias, Profesora Gisela.